ÍTACA

(Hace un par de días me hicieron éste regalo, una de esas sincronías del Universo que te invitan a retomar el rumbo, a recordar que vas de paso, apreciar los instantes y valorar las compañías de cada recorrido… la impermanencia de la vida.)

De Konstantínos Kaváfis

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

pide que tu camino sea largo

y rico en aventuras y conocimiento.

A Lestrigones, Cíclopes,

y furioso Poseidón no temas,

en tu camino no los encontrarás

mientras en alto mantengas tu pensamiento,

mientras una extraña sensación

invada tu espíritu y tu cuerpo.

A Lestrigones, Cíclopes,

y fiero Poseidón no encontrarás

si no los llevas en tu alma,

si no es tu alma que ante tí los pone.

Pide que tu camino sea largo

que muchas mañanas de verano hayan en tu ruta

cuando con placer, con alegría

arribes a puertos nunca vistos.

Detente en los mercados fenicios

para comprar finos objetos:

madreperla y coral, ámbar y ébano,

sensuales perfumes, tantos como puedas,

y visita numerosas ciudades egipcias

para aprender de sus sabios.

Lleva a Ítaca siempre en tu pensamiento,

llegar a ella es tu destino.

No apresures el viaje,

mejor que dure muchos años

y viejo seas cuando a ella llegues,

rico con lo que has ganado en el camino

sin esperar que Ítaca te recompense.

A Ítaca debes el maravilloso viaje

sin ella no habrías emprendido el camino

y ahora nada tiene para darte.

Si pobre la encuentras, Ítaca no te engañó.

Hoy que eres sabio y en experiencias rico

comprendes que significan las Ítacas.

Anuncios
Publicado en Espiritualidad | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Cómo estamos educando a las nuevas generaciones?

Desde hace varios años me ha inquietado el tema de la educación, el cómo están creciendo las nuevas generaciones. Veo dos caminos opuestos: uno lleno de luz, de consciencia, guiado por unos padres y un entorno “despierto” (conectado con el ser y la unidad); el otro camino, es el del miedo, donde reina la competencia, el poder, la ambición y el dinero. La dualidad presente, luz y oscuridad.

No tengo hijos pero creo que eso no me exime de la responsabilidad de actuar, ni me hace menos capacitada para hablar. Gracias a Dios he tenido la oportunidad desde hace 3 años de facilitar talleres de desarrollo de habilidades y competencias sociales dirigidos a estudiantes universitarios entre los 18 y 25 años; Como coach los observo y escucho, los leo “entre líneas”, a veces los siento tan fuertes y listos para salir a enfrentar el mundo laboral y otras veces los siento tan frágiles y temerosos. Y no, porque no sean inteligentes y no estén preparados académicamente, sino porque están tan desprovistos de herramientas emocionales que les permitan ser los líderes de su historia y de sus sueños profesionales.

Durante décadas la educación ha girado entorno a capacitar intelectualmente u operativamente a las personas. Los padres víctimas de sus miedos y frustraciones ponen todos sus esfuerzos económicos en que estudien en un colegio (o universidad) que los haga competitivos, que “les garantice un futuro” (lo pongo en comillas porque hace parte de un discurso que he oído reiteradamente), que tenga mas de dos idiomas, que prepare para la prueba/test del Estado (En Colombia, es la que da acceso a determinadas carreras profesionales y universidades) , que le de estatus social (el círculo social del colegio será determinante en las oportunidades laborales y económicas del futuro adulto), cuánta presión!

En mi época, iba al pre-escolar a jugar, untarme plastilina, a dibujar, a interactuar con otros niños. Ahora, en el pre-escolar el niño sale con un diploma de físico nuclear! Estamos formando robots, robándoles la infancia, la capacidad de soñar, de divertirse y disfrutar lo básico (explorar un jardín y jugar con lombrices, por ejemplo), los tenemos metidos en una carrera por la excelencia (la impuesta por la sociedad, la de llegar a CEO de una multinacional), la acumulación de conocimientos, educándolos en el hacer y en el tener, metiéndoles el cuento de que ese es el camino de la felicidad, o mejor que esa es la felicidad: los carros, la casa, la finca, el yate, el avión, etc., absortos en un mundo completamente material.

Bueno, ese era el vaso medio vacio, ahora va el vaso medio lleno.

En el sabio equilibrio del Universo, están tomando fuerza pequeños movimientos o comunidades, que creen que la salvación de este mundo está en educar al ser en el ser. Iniciar una exploración hacia dentro, brindarle herramientas a los niños para que se identifiquen, acepten y quieran (en ese orden, porque si no sé quien soy, no hay forma de que me acepte, y de la aceptación se desprende el amor propio y la compasión). Cuando me descubro, abro el camino hacia el propósito de mi vida, es decir, hacia la felicidad, la auténtica, esa que da vivir con sentido.

La responsabilidad como padres, maestros y sociedad es mayor, debemos acompañarlos y guiarlos en la expresión y gestión de sus emociones, y eso nos exige un trabajo interior en el mismo sentido, ser coherentes, dar ejemplo. El reto es criar seres íntegros, autónomos, éticos y conscientes en todos los aspectos; compasivos y solidarios en lo social, comprometidos y activistas en lo ecológico y lo político.

La entrevista a Ken Robinson en La Vanguardia, nos pone a reflexionar, debemos cambiar el rumbo de la educación actual, impulsar y motivar a los niños en sus procesos de aprendizaje, desde la creatividad, en libertad, permitirles soñar. Existen dos ejemplos que me llenan de fe: James Rodríguez el jugador de fútbol colombiano que se destacó en el Mundial de Brasil, siempre ha recibido el apoyo de sus padres (mama y padrastro) para realizar su sueño, jugar fútbol profesionalmente, sus habilidades fueron estimuladas y desarrolladas en pro de ese deseo, hoy con 23 años lo ha fichado el Real Madrid, el equipo del que es fanático desde niño. La otra historia que me emociona, es la de Fernando Montaño, un colombiano nacido en el Chocó una de las regiones con mas pobreza y necesidades de Colombia, su familia vio en él habilidades para la danza, y a pesar de no tener los medios económicos, luchó para que Fernando tuviera la oportunidad de formarse en esa disciplina en que era especial, ahora está adportas de ser el primer bailarín del Royal Ballet de Londres. (http://www.semana.com/nacion/articulo/estoy-un-paso-de-ser-el-primer-bailarin-del-royal-ballet/397736-3)

En conclusión, regalémosle al mundo mas niños auténticamente felices y menos adultos frustrados. Es nuestra obligación.

Entrevista a Sir Ken Robinson, experto que preconiza un sistema educativo que enseñe a innovar.

“La creatividad se aprende igual que se aprende a leer”

Tengo 60 años: irrelevantes cuando eres capaz de crear como un niño, y todos somos capaces si queremos. Nací en un barrio humilde de Liverpool, como los Beatles, creativos sin escuela. No soy buen gregario, así que no tengo partido, pero sí política. Colaboro con el Foro HSM

Un día visitando un cole vi a una niña de seis años concentradísima  dibujando. Le pregunté: “¿Qué dibujas?”. Y me contestó: “La cara de Dios”.
¡. ..!
“Nadie sabe cómo es”, observé. “Mejor – dijo ella sin dejar de dibujar-,ahora lo sabrán”.

Todo niño es un artista.
Porque todo niño cree ciegamente en su propio talento. La razón es que no tienen ningún miedo a equivocarse… Hasta que el sistema les va enseñando poco a poco que el error existe y que deben avergonzarse de él.

Los niños también se equivocan.
Si compara el dibujo de esa niña con la Capilla Sixtina, desde luego que sí, pero si la deja dibujar a Dios a su manera, esa niña seguirá intentándolo. El único error en un colegio es penalizar el riesgo creativo.

Los exámenes hacen exactamente eso.
No estoy en contra de los exámenes, pero sí de convertirlos en el centro del sistema educativo y a las notas en su única finalidad. La niña que dibujaba nos dio una lección: si no estás preparado para equivocarte, nunca acertarás, sólo copiarás. No serás original.

¿Se puede medir la inteligencia?
La pregunta no es cuánta inteligencia, sino qué clase de inteligencia tienes. La educación debería ayudarnos a todos a encontrar la nuestra y no limitarse a encauzarnos hacia el mismo tipo de talento.

¿Cuál es ese tipo de talento?
Nuestro sistema educativo fue concebido para satisfacer las necesidades de la industrialización: talento sólo para ser mano de obra disciplinada con preparación técnica jerarquizada en distintos grados y funcionarios para servir al Estado moderno.

La mano de obra aún es necesaria.
¡Pero la industrialización ya no existe! Estamos en otro modo de producción con otros requerimientos, otras jerarquías. Ya no necesitamos millones de obreros y técnicos con idénticas aptitudes, pero nuestro sistema los sigue formando. Así aumenta el paro.

Pero se nos repite: ¡innovación!
La piden los mismos que la penalizan en sus organizaciones, universidades y colegios. Hemos estigmatizado el riesgo y el error y, en cambio, incentivamos la pasividad, el conformismo y la repetición

No hay nada más pasivo que una clase.
¿Es usted profesor, verdad? Las clases son pasivas porque los incentivos para estar calladito y tomar apuntes que repetirá son mayores que los de arriesgarse a participar y tal vez meter la pata. Así que, tras 20 años de educación en cinco niveles que consisten en formarnos para unas fábricas y oficinas que ya no existen, nadie es innovador.

¿Cuáles son las consecuencias?
Que la mayoría de los ciudadanos malgastan su vida haciendo cosas que no les interesan realmente, pero que creen que deben hacer para ser productivos y aceptados. Sólo una pequeña minoría es feliz con su trabajo, y suelen ser quienes desafiaron la imposición de mediocridad del sistema.

Tipos con suerte…
Son quienes se negaron a asumir el gran error anticreativo: creer que sólo unos pocos superdotados tienen talento.

“Sé humilde: acepta que no te tocó”.
¡Falso! ¡Todos somos superdotados en algo! Se trata de descubrir en qué. Esa debería ser la principal función de la educación. Hoy, en cambio, está enfocada a clonar estudiantes. Y debería hacer lo contrario: descubrir qué es único en cada uno de ellos.

¿La creatividad no viene en los genes?
Es puro método. Se aprende a ser creativo como se aprende a leer. Se puede aprender creatividad incluso después de que el sistema nos la haya hecho desaprender.

Por ejemplo…
Soy de Liverpool y conozco el instituto donde recibieron clases de música mi amigo sir Paul McCartney y George Harrison… ¡Dios mío! ¡Ese profesor de música tenía en su clase al 50 por ciento de los Beatles!

Y…
Nada. Absolutamente nada. McCartney me ha explicado que el tipo les ponía un disco de música clásica y se iba a fumar al pasillo.

A pesar del colegio, fueron genios.
A Elvis Presley no lo admitieron en el club de canto de su cole porque “desafinaba”. A mí, en cambio, un poliomielítico, me admitieron en el consejo del Royal Ballet…

Ahí, sir, acertaron de pleno.
Allí conocí a alguien que había sido un fracaso escolar de ocho años. Incapaz de estar sentada oyendo una explicación.

¿Una niña hiperactiva?
Aún no se había inventado eso, pero ya se habían inventado los psicólogos, así que la llevaron a uno. Y era bueno: habló con ella a solas cinco minutos; le dejó la radio puesta y fue a buscar a la madre a la sala de espera; juntos espiaron lo que hacía la niña sola en el despacho y… ¡estaba bailando!

Pensando con los pies.
Es lo que le dijo el psicólogo a la madre y así empezó una carrera que llevó a esa niña, Gillian Lynne, al Royal Ballet; a fundar su compañía y a crear la coreografía de Cats o El fantasma de la ópera con Lloyd Webber.

Si hubiera hecho caso a sus notas, hoy sería una frustrada.
Sería cualquier cosa, pero mediocre. La educación debe enfocarse a que encontremos nuestro elemento: la zona donde convergen nuestras capacidades y deseos con la realidad. Cuando la alcanzas, la música del universo resuena en ti, una sensación a la que todos estamos llamados.

Publicado en: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20101103/54063818455/la-creatividad-se-aprende-igual-que-se-aprende-a-leer.html#ixzz39dgD4Mam

Publicado en Coaching, Historias Apasionantes | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El amor y la vida primero, siempre!

martinHace 100 años empezó la Primera Guerra Mundial, 100 años!. Uno esperaría que después del horror de esa guerra no se hubiera dado una segunda, pero no!, tan solo 21 años después se comete el genocidio mas grande de la historia contemporánea,

Foto tomada de twitter #JewsAndArabsRefuseToBeEnemies

Foto tomada de twitter #JewsAndArabsRefuseToBeEnemies

Foto tomada de twitter #JewsAndArabsRefuseToBeEnemies

Foto tomada de twitter #JewsAndArabsRefuseToBeEnemies

millones de judíos son asesinados por un odio absurdo a su comunidad. Hoy, en pleno 2014, el sionismo, movimiento político extremo, repite la historia con el pueblo palestino. Su justificación, es la amenaza terrorista del grupo de resistencia islámico, Hamás. Cada uno alimenta su odio por el otro, en el medio, una generación crece aferrada al miedo, lo que garantiza el círculo vicioso, la continuidad de la guerra.

¿Qué nos pasa como humanidad?. No hemos aprendido nada de la guerra o mas bien no hemos querido desaprender. Mandela decía “Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente aprende a odiar, y si pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”.

Así que la reflexión es, (en consciencia plena respondamos cada pregunta):

  • ¿qué estamos alimentando en nuestras vidas, el amor o el odio?
  • ¿a qué emoción le doy mas fuerza?
  • ¿al miedo antes que la esperanza?
  • ¿está primero el rencor sobre el perdón y el olvido?
  • ¿cuál pensamiento domina mi mente?
  • ¿dónde está el respeto por el otro?

Mandela, ese maravilloso ser consciente y superior espiritualmente, dijo “Para ser libre no basta solo con liberarse de las propias cadenas, sino vivir de una forma que respete y fomente la libertad de los demás”. Cómo cuesta aceptar las diferencias, abandonar esa estratificación automática de nuestra cabeza cuando vemos al otro, eso que nos hace sentirnos superiores por razones económicas, religiosas, por el color de la piel o el género. Es el momento de entender que el dolor del otro hace parte de mi también, que cuando alimento el odio, estoy irremediablemente odiándome a mi mismo.

Celebremos la vida, que el amor habite en cada palabra, pensamiento y acción. Que el aporte de nuestra presencia en este mundo sea la paz. Oremos por Palestina, Israel, Colombia, Ucrania, Siria, Irak y cada zona en conflicto, como humanidad tenemos que dar un salto de consciencia, todos somos responsables y a todos nos corresponde sanar y perdonar. En twitter y facebook pueden seguir la campaña  #JewsAndArabsRefuseToBeEnemies

Cada noche antes de dormir repito varias veces uno de mis mantras favoritos que me hace consciente de que estoy unida a cada habitante del planeta es: “Que el eterno sol te ilumine, y el amor te rodee y la luz pura interior guíe tu camino”. Un gesto simple, pero poderoso.

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , , , | 4 comentarios

Abandonar el resultado es liberarse del fracaso.

Hace ya varios meses no escribo en este blog, la inspiración está de vacaciones… pero como no quiero abandonar el buen hábito de compartir con ustedes textos que me llegan en el momento preciso, acá les dejo uno de Osho que tenía guardado por ahí hace mucho tiempo.

Disfrútenlo, léanlo una y otra vez, guárdenlo como el As bajo la manga que le saquen a los pensamientos saboteadores, esos que no nos permiten ver las bendiciones detrás de todas las situaciones que calificamos como “malas”.

Enseñanza de Osho:

Cuando es por la mañana, es por la mañana. Cuando es por la tarde, es por la tarde. No se puede elegir. Abandona la elección y te sentirás libre en todas partes: la libertad sólo puede hallarse en la ausencia de elección. Así, cuando eres joven, es muy hermoso; cuando eres un niño, es muy hermoso; cuando eres anciano, es muy hermoso; cuando te estás muriendo, es muy hermoso… porque nunca estás separado de la totalidad, eres una ola del océano. La ola del océano puede pensar en sí misma como en un individuo; entonces vienen los problemas. La ola del mar nunca piensa que está separada; por eso, le lleve donde le lleve el océano, ella se deja llevar alegremente, bailando, está muy dispuesta a seguir esa dirección.

Una canción del místico Kabir:
Hablo a mi amante interno y le digo, ¿por qué tanta prisa? Sentimos que hay cierto espíritu al que le encantan los pájaros, y los animales, y las hormigas; tal vez el mismo que hizo de ti un ser radiante cuando estabas en el vientre de tu madre. ¿Es lógico que ahora vayas por ahí siendo un huérfano total? La verdad es que te has dado la espalda a ti mismo y has decidido entrar solo en la oscuridad. Ahora estás enredado con los demás y has olvidado lo que una vez supiste, y por eso todo lo que haces contiene algún extraño fallo.

Las cosas ocurren cuando se necesita que ocurran; las cosas van a ocurrir cuando tengan que ocurrir. Todo va bien; simplemente confía. Recuerda la diferencia. El teólogo dirá: «Cree en el concepto de Dios». El místico dice que no hay necesidad de creer en el concepto de Dios, basta con sentir la armonía de la existencia. No es un concepto, no es una creencia: puedes sentirlo, está por todas partes.

Casi es tangible.En el momento en que piensas que eres uno con la totalidad, se produce la relajación; tiene lugar un abandono repentino. No hace falta que te sostengas a ti mismo, puedes relajarte. No hace falta que estés tenso porque no tienes que conseguir ningún objetivo personal concreto. Fluyes con Dios. El objetivo de Dios es tu objetivo, su destino es tu destino.

No tienes un destino privado; el destino privado crea problemas. ¿No lo has visto en tu propia vida? Todo lo que haces te lleva al fracaso. Y sigues sin ver el punto: crees que no lo hiciste como tendrías que haberlo hecho y por eso fallaste. Después piensas que no eres lo suficientemente hábil, entonces te ejercitas más pero vuelves a fracasar. Y después piensas: «Todo el mundo está contra mí» o «el destino está contra mí», o «soy una víctima de los celos de la gente». Continúas encontrando explicaciones a tus fracasos, pero nunca das con su verdadera raíz.

Kabir dice: fracaso significa tú-menos-Dios. Ésa es la comprensión de Kabir. Fracaso es igual a tú-menos-Dios, y éxito es igual a tú-más-Dios. Y recuerda, cuando digo ‘Dios’ no me refiero a una persona sentada allí arriba, en algún lugar del cielo, sino al espíritu cósmico. Siente el espíritu cósmico, el Tao, la ley que interpenetra a toda la existencia de la que naciste y a la que un día volverás.

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

I M P E C A B I L I D A D

Según la RAE la definición es simple: “Cualidad de impecable”. Este video que comparto con ustedes marcó sin duda mi crecimiento personal y espiritual. Toda mi vida he estado en una constante búsqueda espiritual y últimamente he sentido como nunca esa conexión, que no tiene nada “mágico o extra-ordinario” sino por el contrario esta en la simpleza de vivir bajo el principio de la impecabilidad, que en mi interpretación es la consciencia en el decir, pensar, hacer y sentir.

Estas son algunas frases poderosas de Martín:

“impecabilidad implica poner lo mejor de sí mismo en cada acto, en cada acción”

“La voluntad lleva a la impecabilidad, fuerza interior que lleva a grandes cosas” (empoderarme de mi propia historia, tengo la voluntad para cambiar, crecer, mejorar).

“el cuerpo es un reflejo del alma” (todo en UNO: mente, emociones, cuerpo y espíritu).

” a través de la fuerza interior el ser humano tenga la oportunidad no de que Dios venga a ti, sino de que tu vayas a el, y dejes de ser victima y dejes de estarte quejando” (paremos ya de echarle la culpa a Dios del horror de mundo que hemos co-creado, si no asumimos la responsabilidad nada cambiará).

“lo primero que hay que vencer dentro de la impecabilidad es el enemigo mas poderoso que es uno mismo” (que como dice el, es una tarea diaria, es más que luchar con el ego,  es educarlo).

“parte de la impecabilidad es llegar a descubrir cual es el propósito personal, encontrarlo es lo que da sentido a estar aquí en esta tierra” (conozco a tantos que viven vacíos sin una razón para vivir, distraídos en lo material, perdiéndose la oportunidad de vivir en el ser por vivir en el tener).

” a la gente le da miedo estar sola, le da pavor… pero en el hecho de estar solo hay una oportunidad muy grande, se ve uno así mismo, tal como es! y puede uno hasta llorar, puede uno hasta sufrir o puede uno hasta sentir que la montaña se lo come o la oscuridad… el que come es la mente, la vorágine de la mente con sus ideas” (ay! esa jaula de 2 metros repleta de micos! cuando hacemos consciencia del poder que tenemos sobre nuestra mente nos liberamos, volvemos a la felicidad de la inocencia, donde los juicios brillan por su ausencia).

“hacer una higiene de la cabeza” (discernimiento! han hecho el ejercicio desprevenido de analizar sus pensamientos durante un minuto? qué se han encontrado? en qué porcentaje esos pensamientos eran útiles o positivos? descongestionar la mente es uno de esos pasos para sentirse en paz).

“solo hay una diferencia en los seres humanos: lo que guardamos en el corazón… y viene lo que se llama consciencia y no todos son conscientes” (empatía, conectarse con el sentir del otro, sus necesidades, acompañarlo, no se trata de andar por ahí resolviéndole la vida a todo el mundo, se trata de dejar la indiferencia, de involucrarnos y hacernos responsables de la “vorágine” en que vivimos).

“honrar la vida, venerarla con tus propios actos” (TODA la vida, respetar a los animales, la naturaleza, honrar nuestra vida amándonos, aceptándonos, cuidándonos y haciendo lo mismo con cada persona que nos rodea).

“Se tu! Dios en mi, moldéame porque yo vine a vivir en la tierra” (entender que hay un camino espiritual pero que la experiencia es terrenal, el punto de encuentro es la consciencia, no justifico mis errores o equivocaciones en que soy un ser humano, sino que asumo esos errores).

Espero los sacuda tanto como a mi:

Publicado en Espiritualidad | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Seva o servicio desinteresado

El seva es una practica espiritual que invita a servir desinteresadamente a otros. En mi experiencia como coach escucho a menudo de mis coachees la necesidad o el llamado a hacer algo por los demás. La historia de este post esta relacionada con la profunda paz que da dejar de lado el confort y apego material por seguir un llamado del corazón.

Antedecentes

Me llamo Belén y soy de Barcelona (España). Nací y crecí en Barcelona, junto a mis padres y mis dos hermanos. Allí estudié mi carrera universitaria y empecé mi carrera profesional. Sólo abandoné mi ciudad, cuando tenía 24 años, para vivir un año en Irlanda aprendiendo inglés. Mi profesión se ha desarrollado siempre en el ámbito de los recursos humanos en grandes multinacionales. Los últimos 7 años estuve trabajando para una gran corporación multinacional en el sector bancario con sede central en Nueva York. Pero el año pasado tomé una decisión importante. Dejé mi trabajo y mi ciudad natal para embarcarme en la aventura de un voluntariado en India.

¿Por qué decidiste dejar Barcelona y trasladarte a India a trabajar con una ONG?

Muchas veces me han hecho esta pregunta y, la verdad, siempre me ha costado responderla. Supongo que llevaba una vida convencional, con mis amigos, mi pisito, mi trabajo y mi pasión por los viajes, pero yo quería hacer algo más, algo especial, poner mi granito de arena en hacer de este un mundo mejor. Hace poco leí un artículo sobre una señora de Estados Unidos que dejó su trabajo de funcionaria para viajar por el mundo. Decía que después de tantos años se sentía como un donut, vacía por dentro. Me gustó esta definición y creo que puedo aplicarla a mí misma.

Pero no fue un cambio radical, sino una evolución. Durante los últimos años, cada vez me entusiasmaba más viajar a lugares exóticos, lo más diferentes posible a Europa o el mundo occidental. Esto hizo que poco a poco mi vida cambiara y me fui interesando por otras culturas, religiones, formas de vida tan distintas. Al final me pasaba casi todo el año ahorrando y preparando un viaje en el que agotaba todas las vacaciones del año. Y así pasaron varios años, sintiendo que mi vida en Barcelona no era la real, sino una forma de “stand by” esperando mi viaje soñado durante todo el año, que luego pasaba demasiado rápido. Creo que por el sentimiento de vacío que generaba este modo “en espera” durante la mayor parte del año, empecé a colaborar como voluntaria con una ONG. Siempre me había llamado la atención el mundo de las ONG, el voluntariado, pero nunca me había lanzado a probarlo. Resultó todo un éxito que se alargó durante 4 años y que sólo he dejado en suspenso mientras no resido en Barcelona de forma permanente. Nuevamente viví una evolución y mis horas de voluntaria con niños en riesgo de exclusión social llenaban mi corazón de una ilusión muy especial. En este contexto viajé por primera vez a India. No puedo decir que fuera amor a primera vista, pero sí que fue un país que me impresionó y me enseñó algunas lecciones. Después llegaría mi segundo viaje a India, y con él la primera vez que me planteé mudarme allí por un tiempo, viviendo y trabajando en una ONG.540149_304379879691116_331556363_n

¿Cómo escogiste la ONG con la que trabajarías?

Fue un proceso de eliminación, creo. Las opciones más habituales para hacer voluntariado son Sudamérica, África y Asia. Yo acababa de descubrir Asia y me tenía fascinada, e India es un destino muy fácil para hacer voluntariado. Se está haciendo popular y hay muchas opciones y el camino está bastante marcado. ¡Incluso hay un tipo específico de visado para trabajar con ONG! Era un país que ya conocía y sabía qué podía esperar. Por esto decidir el destino fue fácil. Sobre la organización, debido a mi experiencia haciendo voluntariado en Barcelona, sabía que el elegir una organización que comparta tus valores y manera de hacer es lo más importante. Por eso invertí mucho tiempo en ir buscando y seleccionando las organizaciones que trabajasen en proyectos interesantes para mí, que parecieran serias, y que su forma de trabajo pudiera encajar con la mía. Y así fui buscando y descartando. Finalmente me quedé con Seva Mandir, que es una de las organizaciones indias más importantes, que lleva más de 40 años trabajando en las zonas rurales de Udaipur, en Rajasthan. Me llamó la atención que fuera una ONG india y que estuviera en Udaipur, que era una ciudad que yo ya conocía pues está en la mayoría de las rutas turísticas en el norte de India.

¿Cómo fue la experiencia? ¿En qué proyectos trabajaste?526051_257717681024003_2038689670_n

¡La experiencia fue fantástica! Han sido seguramente los 4 meses más intensos de mi vida. La diferencia de “hacer turismo” a “vivir” en India es abismal. He aprendido tantas cosas que de otra forma no creo que hubiera podido ver, he conocido a gente muy interesante, he aprendido mucho sobre mí misma y sobre lo que es trabajar en un país tan diferente al mío.

Creo que la anécdota más graciosa fue mi llegada. Yo llegaba con los nervios y la incertidumbre del que no sabe muy bien adónde está yendo. La llegada fue un poco caótica a los ojos de una occidental, aunque fue la primera lección de cómo iban a ser las cosas en los siguientes 4 meses… Cuando por fin completé todo el papeleo, el registro en la policía, etc., la coordinadora me comentó que les había interesado mucho mi currículo al ver que tenía tanta experiencia en el campo de los recursos humanos y que necesitarían que ayudase al Departamento de Recursos Humanos. Fue todo un shock para mí, que lo último que me imaginaba cuando dejé mi trabajo en Barcelona, era que iba a trabajar en un Departamento de Recursos Humanos en India. Y debo admitir que tampoco es lo que más me apetecía, pero yo tenía claro que había ido allí a ayudar en lo que pudiera, y si me necesitaban en eso y yo podía aportar algo, ahí estaría. Y allí estuve durante 2 semanas, pero la verdad es que se mi hizo muy difícil. Menos de la mitad del equipo hablaban inglés, la mayoría de los documentos estaban escritos en hindi, no había unas tareas o proyecto concreto en el que pudiera ayudar, y me pasaba las horas de oficina (de lunes a sábado de 9 a 18h) sentada en una silla sin hacer nada, mirando alrededor. Por todo esto, después de dos semanas, pedí un cambio a otros proyectos más relacionados con el trabajo de la ONG directamente.

Ahora me alegro mucho de haber tomado esa decisión. Creo que fue buena para ambas partes. Yo no podría haber aportado demasiado en ese departamento y a mí me enriqueció mucho más el poder conocer cosas nuevas, diferentes de las que jamás habría podido ver si me hubiera quedado en España.

Estuve colaborando en diferentes proyectos. Allí donde alguien me pedía ayuda o yo veía que podía aportar algo, me ofrecía. Hice desde reportajes fotográficos, clases de informática, clases de cocina y de inglés para jóvenes, hasta crear un sistema de evaluación para profesores, etc. Un poco de todo. Así aprendí que, a veces, lo que menos nos imaginamos que puede servir de ayuda, puede marcar una gran diferencia. Uno de los proyectos que tuvieron más éxito fue mi curso sobre “Cómo utilizar Outlook de una manera eficiente”. ¡Quién me iba a mí a decir que mis horas delante del e-mail, las invitaciones a reuniones, los famosos “recall”, etc. iban a ser de ayuda en India!

¿Qué aprendiste de esta experiencia?71659_257717371024034_1599139307_n

Es difícil resumir en unas pocas líneas lo que aprendí porque fue tanto… Aprendí muchas cosas sobre India, su cultura, sus tradiciones, su forma de trabajar, de organizarse. Aprendí mucho gracias a las personas que se fueron cruzando en mi camino, cada uno con una historia detrás.

Una de las lecciones que aprendí, y que compartiría con personas que quizás estén pensando en emprender una aventura similar, es sobre las diferentes motivaciones que nos llevan a estar allí. A veces olvidamos que hemos ido a allí a ayudar, no a imponer nuestra forma de trabajar. Ellos tienen la suya, que a nosotros nos parece caótica, pero es la suya y les funciona. Esto lo viví en carne propia varias veces, y lo vi muchas veces reflejado en los rostros de decepción de muchos voluntarios. Algunos incluso dejaron la organización al poco de llegar porque no podían encajar en su sistema.

¿Recomendarías una experiencia como esta a otras personas?

Sin duda es algo que recomendaría, una experiencia vital que puede cambiarte la vida. Pero creo que es algo que hay que pensarse muy muy bien y hacerlo sólo si sientes que estás preparado. Pensar en las dificultades que puedes encontrarte, desde las condiciones en las que seguramente tendrás que vivir, las normas y tradiciones que deberás respetar, las dificultades que te encontrarás trabajando, las frustraciones.

En mi caso, una de las cosas en las que jamás pensé, fue el idioma. Era consciente de muchas otras dificultades. Las había valorado y asumido. Pero no sé por qué nunca pensé en el idioma, que resultó ser una de las mayores frustraciones a las que tuve que enfrentarme constantemente. Asistir a reuniones y presentaciones en hindi, trabajar con personas que no hablan inglés, necesitar un traductor para visitar las aldeas, no poder conseguir información de primera mano….

Pd: Si deseas seguir las experiencias de Belen en India visita su blog http://paseandoporindia.wordpress.com/

Eduardo Punset en su programa Redes para la ciencia, habla de la felicidad que nos produce dar a otros, compartir. http://www.redesparalaciencia.com/8863/redes/redes-159-dar-para-ser-felices

Publicado en Historias Apasionantes | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Empoderamiento

¿Cuánto nos importa el “qué dirán”?, ¿somos conscientes de cómo nos limita dar demasiada importancia a la opinión de los demás?.

Hagamos el ejercicio de repasar nuestra vida, ¿cuántas veces no hicimos lo que deseábamos porque no estaba dentro del “deber ser” de la sociedad o dentro de lo que los demás esperaban de nosotros?. Lamentablemente estas experiencias solo nos dejan una sensación de insatisfacción y frustración.

Empoderarse es aceptarse y asumir con coraje (valentía, vivir desde el corazón)  la vida. Estamos llenos de motivos, justificaciones, autosaboteos mentales y emocionales que nos impiden SER, vivir desde el ser, huimos de nosotros mismos, no nos conocemos y lo que creemos ser no lo aceptamos, nos falta tanto amor propio que necesitamos la constante aprobación de los demás  para reafirmarnos.

En los últimos meses he escuchado varias historias de infidelidad. Sí, todos somos susceptibles de caer en ese juego y esa susceptibilidad la brinda en mi opinión el hecho de no ser fieles a nosotros mismos, tenemos tantos vacíos emocionales que deberían ser llenados desde adentro, desde nuestra luz interior e infortunadamente buscamos afuera. Si nuestra relación actual entró en la monotonía en lugar de recuperar la relación buscamos a externos para que nos “endulcen el oído (y más!).  Alguien que me diga cosas “bonitas” para levantarme el ánimo y alimentar mi ego. Camino equivocado de validarnos.

Erróneamente creemos que la mejor manera de saber quién soy, es a través de los juicios y comentarios de otros, asumo esas etiquetas como ciertas, me “creo el cuento” y cuando las circunstancias de la vida me demuestran lo contrario y derrumban la careta que adopté como propia, pues no queda mas que depresión, crisis de identidad y un nuevo vacío.

¿Qué hacer? liberarnos, soltar, desapegarnos de las situaciones, juicios, esquemas, opiniones de otros; crear mi propia realidad, enfrentar, aceptar el hoy, lo que siento y pienso. Independizarme de “ser” para los demás, asumirme y actuar como el guerrero, el líder y responsable de mi propio destino, empoderarme.

Eventualmente hago el ejercicio de aleatoriamente leer un mensaje o historia en la web de Osho, hace unos días venia pensando en posibles temas para escribir en mi web, hoy recibí la señal, creo que ésta historia es otra mirada del tema.

Desapego
Hakuin y el niño pequeño

Siente continuamente algo dentro de ti que es igual, pase lo que pase en la periferia. Cuando alguien te insulte, céntrate en el punto donde sólo le escuchas, sin hacer nada, sin reaccionar, simplemente escucha. Te está insultando. Y después alguien te alaba; simplemente escucha. Insulto-alabanza, honor-deshonor, simplemente escucha. Tu periferia se alterará. Obsérvalo, no trates de cambiarlo. Míralo; permanece profundamente centrado, mirando desde allí. Así lograrás un desapego que no es forzado, un desapego espontáneo, natural. Y una vez que percibas ese desapego espontáneo, nada podrá alterarte.

En el pueblo donde vivía el gran maestro zen Hakuin, una muchacha se quedó embarazada. Su padre le presionó para que declarara quién era su amante y, al final, para huir del castigo, ella dijo que era Hakuin. El padre no dijo nada más, pero cuando llegó el momento y el niño nació, se lo llevó inmediatamente a Hakuin y lo tiró al suelo ante él. —Parece que se trata de tu hijo —dijo, y se puso a insultarle por aquel asunto tan desgraciado.

—Ah, ¿es así? —respondió Hakuin. Tomó al retoño en sus brazos. A partir de entonces, donde quiera que iba llevaba al niño consigo, envuelto en la manga de su túnica. Durante los días lluviosos y las noches tormentosas salía a mendigar leche por las casas vecinas. Muchos de sus discípulos, considerándolo caído, le daba la espalda y se iban. Y Hakuin no decía palabra.

Entre tanto, la madre se dio cuenta de que no podía soportar la agonía de estar separada de su hijo. Confesó el nombre del verdadero padre y su propio padre corrió a postrarse a los pies de Hakuin, implorándole una y otra vez que le perdonara. Hakuin sólo dijo: —Ah, ¿es así? —y le devolvió al niño.

Para el hombre ordinario lo que dicen los demás importa demasiado porque no tiene nada propio. Lo que piensa que es, sólo es una colección de opiniones de otros. Alguien le ha dicho: «Eres precioso», otra persona le ha dicho: «Eres inteligente», y ha ido coleccionando todas esas frases. Por lo tanto siempre tiene miedo: no debe comportarse de tal manera que pierda su reputación, su respetabilidad. Siempre tiene miedo de la opinión pública, de lo que dicen los demás, porque lo único que sabe de sí mismo es lo que le dicen los demás. Si lo retiran, le dejan desnudo. Entonces ya no sabe quién es, si es feo o guapo, inteligente o tonto. No tiene ni una vaga idea de su propio ser; depende de los demás.

Pero el hombre que está en meditación no necesita las opiniones de los demás. Se conoce a sí mismo, por eso no importa lo que digan. Aunque todo el mundo diga algo que va en contra de su experiencia, simplemente se reirá. Esa puede ser, como mucho, la única respuesta. Pero no va a dar ningún paso para cambiar la opinión de la gente. ¿Quiénes son ellos? Ni siquiera se conocen a sí mismos y están tratando de ponerle etiquetas. Rechazará las etiquetas. Simplemente dirá: «Soy lo que soy, y así es como voy a ser».

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios