De la resistencia a dejar fluir

¡Como nos gusta complicarnos la vida!

Una de mis frases favoritas (la aprendí de una amiga): “para que hacerlo fácil si lo podemos hacer difícil”, este parece ser el lema de todo y de todos. Aplica en los negocios, en cualquier trámite en una entidad pública o privada y en nuestra vida en general.

Constantemente estamos generando trabas, nos aferramos caprichosamente a nuestras ideas y cuando las cosas no salen como esperábamos sufrimos, nos llenamos de impotencia, frustración y desilusión.

¿Cuál sería el resultado si aplicamos el efecto contrario y nos dejamos llevar por las señales o las circunstancias?, si en lugar de resistirnos tercamente simplemente nos dejamos (soltamos/abandonamos a) fluir.

Esa fue mi lección de los últimos días, desde hace mas de dos años empecé a desear desde el corazón, a construir desde la mente y a trabajar desde la acción, la idea de quedarme a vivir en Barcelona, sentía que éste era el lugar donde quería y debía estar.

Poco a poco fui recibiendo señales que me indicaban que mi intuición estaba en lo correcto, y como corresponde cuando no tienes dudas, las cosas se fueron dando mágicamente hasta que en octubre de 2010 llegué a Barcelona nuevamente (ya había vivido un año entre el 2004 y 2005) y con toda la energía puse mi plan de acción en marcha, búsqueda de trabajo a tope, generar contactos, crear proyectos de negocios, en fin, todo lo que hiciera viable mi estancia en la ciudad.

Después de un año el resultado no fue el que esperaba, como es normal empezó la angustia, preocupación, frustración y el desánimo. Vinieron varias noches de insomnio, la mente como una matraca no paraba de pensar, la incertidumbre respecto a qué hacer me tenía agobiada. En mis meditaciones pedía señales, y como siempre pasa el Universo respondió con unas cuantas que me llevaron a tomar la decisión de comprar el boleto de avión de regreso a Colombia. La sensación de tranquilidad que surgió después fue como haberme quitado “un piano” de los hombros.

Ahora estoy feliz, ilusionada con el regreso y las oportunidades que me esperan en Colombia, trabajando en mi nuevo proyecto laboral/profesional.

Este año ha estado lleno de innumerables experiencias y aprendizajes, he conocido encantadores seres de luz y algunos maestros no tan simpáticos. He cambiado y he aprendido por fin que la felicidad no te la da un lugar, una persona, una experiencia sino TU ACTITUD FRENTE A LA VIDA, definitivamente se puede ser inmensamente feliz en cualquier circunstancia, porque TODO lo que nos llega en el camino esta cargado de bendiciones, solo basta con “ver” con el corazón y ser tan ligero como una pluma.

Pd: Un ingrediente de la felicidad es la “Sabiduría” definida como el estado de ver las cosas como realmente son.

Anuncios

Acerca de coachingconproposito

Economista con formación académica y experiencia en Coaching, Marketing y Finanzas, en Colombia y España. Executive coach y facilitadora en el Desarrollo de Habilidades y Competencias Directivas en diversas organizaciones multinacionales y universidades. En 17 años de experiencia, he estado a cargo de la dirección general y del área de mercadeo, llevando con éxito el lanzamiento de diferentes proyectos. Con mas de 200 horas de coaching personal.
Esta entrada fue publicada en Coaching, Espiritualidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De la resistencia a dejar fluir

  1. Jaime Abozaglo dijo:

    Bienvenida a Colombia Lili

  2. joanlc666 dijo:

    Buenos días, Liliana. Ante todo, permíteme trasladarte mi admiración ante tu valentía y fortaleza, virtudes que demuestras tomando una decisión tan compleja y a la vez audaz y, en segundo lugar, explicando tu caso públicamente.

    Ciertamente, Liliana, nos pasamos la vida boicoteándonos, no permitiéndonos ser nosotros mismos porque resulta más “fácil” ser quienes se suponía que teníamos que ser, no dejando que aquel niño malo o niña mala que fuímos en su momento pueda disfrutar de las pequeñas cosas que nos brinda la vida… El comentario que glosas, “para qué hacerlo fácil si lo podemos hacer difícil” es precisamente esto. Un comentario muy sugerente y muy significativo, una verdadera realidad a la que, como seres humanos, estamos obligados a hacer frente, pero no es tarea fácil. Hay que cuestionarse lo aprendido para reaprender. Hay que abandonar el sentido de culpa y de error en el que religiones, creencias y múltiples modos de manipularnos nos educaron para renacer en seres humanos libres. Creo que tu experiencia es un ejemplo inmejorable para que personas instaladas en la confusión valoremos lo mucho que tenemos ante nosotros y nos sintamos afortunadas y capaces de emprender nuevas rutas. Gracias por servírnosla.

  3. Alexandra dijo:

    Querida Amiga,

    Admiro esta reflexión y hay mucho por aprender de ella y que ya habíamos comentado aqui en Barcelona entre clase y clase y algun dia de paseo junto al mar!! Pensé que te veria una vez más antes de irte, pero justo regresé ayer de vacaciones. Lo siento de corazón pero te recuerdo siempre con alegria y te seguiré por el Blog que me encanta, me enseña y me guia!!

    Un abarazote y toda la suerte y buenas energias en tu tierra!!

    Ale

  4. Te felicito por pensar y actuar así. Un saludo desde Guadalajara, Jalisco México.

    Atentamente.

    Domingo Aguilera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s